La limpieza criogénica es una técnica de limpieza industrial que limpia y desinfecta mediante el CO₂ en estado sólido, este puede estar en forma de partículas, que pueden ser pequeñas como la nieve (método conocido como Dry snow blasting) y hasta en forma de pellets de 3 mm (método Dry ice blasting).

Estas partículas de hielo seco se aceleran mediante aire comprimido a velocidades cercanas a la del sonido y son expulsadas sobre la superficie que se va a limpiar.

Cuando las partículas de hielo seco impactan contra la superficie a limpiar, este CO₂ cambia a estado gaseoso mediante sublimación y separa las impurezas que están adheridas al elemento que se desea limpiar.

¿Cómo funciona la limpieza con hielo seco?

La acción de limpieza con este método se hace efectiva debido a dos efectos que producen la limpieza de dos formas distintas, estos son el efecto cinético y el efecto térmico:

Efecto Cinético: La energía cinética se transfiere desde el pellet acelerado a la velocidad del sonido. Estas partículas chocan sobre la superficie y se transforman desde el estado sólido al gaseoso (mediante sublimación). Gracias a este enorme aumento de volumen, que llega a alcanzar las 700 veces su volumen inicial, la capa de suciedad u otro material indeseado se desprende de la superficie de impacto.

Efecto Térmico: La baja temperatura del hielo seco, que alcanza los -78,4 °C, hace que la suciedad se contraiga y se desprenda, gracias a la diferencia del coeficiente de dilatación térmica de los materiales, lo cual provoca que se pierda la adhesión molecular entre la superficie y los elementos a eliminar que puede ser suciedad, pinturas, etc.

Propiedades del hielo seco

La densidad aparente de los pellets de hielo seco está entre los 1000–1500 kg/m³. Tienen una forma de grano de arroz con aproximadamente 3 a 10 mm de largo y 2.5 a 3.5 mm de ancho. El CO₂ sólido también se puede utilizar en formatos de forma redonda de 10-16 mm de diámetro o bloques, pero por lo general se emplean pellets de 3 mm.

La densidad de los pellets es fundamental para tener un buen rendimiento en la limpieza. Incluso en los contenedores criogénicos el hielo está constantemente pasando a estado gaseoso y perdiendo densidad. Por ello se recomienda utilizar el hielo seco como mucho hasta las 48 o 72 horas desde su fabricación. Estas pérdidas se deben tener en cuenta a la hora de planificar un servicio de limpieza criogénica con hielo seco.

Limpieza criogénica: Necesidades de aire comprimido

Para que la limpieza sea rápida y efectiva es fundamental disponer de un buen caudal de aire comprimido que permite un alto rendimiento y reducir el uso de hielo seco en su aplicación, por ello debemos contar con un buen sistema de aire comprimido.

Para maximizar la limpieza debemos asegurarnos de que el aire comprimido esté libre de impurezas y de humedad, para ello el sistema deberá disponer de un posenfriador y un secador de aire, de esta manera evitaremos problemas en el funcionamiento de la máquina y obtendremos un resultado 100% óptimo.

Las características del aire comprimido dependen de varios factores como pueden ser la aplicación de limpieza a realizar, la boquilla empleada, la presión a la que trabajamos, además del modelo y el fabricante de la máquina.

    Algunas ventajas de la limpieza criogénica

    A continuación detallamos las ventajas que tiene el sistema de limpieza criogénico o con hielo seco, estas son muchas y resulta mucho más eficaz que otros sistemas de limpieza comúnmente utilizados:

    • La limpieza criogénica no es abrasiva.
    • Este sistema no daña la superficie a tratar.
    • Es ecológica, no contamina el ambiente.
    • Es mucho más rápido y exhaustivo que la limpieza manual.
    • Llega a todos los rincones y grietas inaccesibles para la limpieza manual.
    • El proceso se realiza en seco, por lo que no daña componentes eléctricos, neumáticos o hidráulicos.
    • No requiere de un secado posterior, ya que la limpieza se realiza en seco.
    • Aumenta la seguridad y salud de los operarios al eliminar el uso de solventes.
    • Reduce o suprime la eliminación de cualquier desecho peligroso.
    • No se propaga a partes internas del equipo que podrían corroerse, contaminarse, etc.
    • Este método puede usarse sin problemas en áreas de producción.
    • Se eliminan los costos de la evacuación del equipo o planta y tratamiento de arena, agua contaminada u otros materiales que puedan causar un daño ecológico
    • Es completamente apto para el sector alimentario.

      Algunas aplicaciones de la limpieza criogénica

      Existen multitud de aplicaciones para el empleo de la limpieza criogénica con hielo seco. Estas son algunas de las más destacadas y que se realizan habitualmente:

      • Limpieza de cuadros eléctricos
      • Limpieza en maquinaria industrial
      • Limpieza en industria alimentaria
      • Limpieza en cintas de transporte de galletas
      • Limpieza en sector energético
      • Limpieza en sector construcción
      • Limpieza en hornos industriales
      • Limpieza en maquinaria de imprenta
      • Limpieza de moldes

      Si buscas una limpieza criogénica profesional, en Dimoba Servicios nos encargamos de todo, consulta con nosotros y te asesoraremos sobre todo lo que debas conocer, además de realizar la limpieza criogénica que necesitas.

      ¡No lo dudes y contacta con nosotros! 

        Shares
        Share This
        Enviar mensaje
        💬 ¿Necesitas ayuda?
        Bienvenido a Dimoba Servicios, empresa perteneciente a Corporación Dimoba ¿En qué podemos ayudarte?