Antes de encender la calefacción es imprescindible limpiar los radiadores por dentro y por fuera para mejorar su eficiencia, además de evitarnos posibles malos olores. El mejor momento para realizar la limpieza de los radiadores es cuando comienza a llegar el frío.

Los radiadores permanecen encendidos durante muchas horas en los meses de frío y acumulan mucho polvo tras todo el verano sin utilizarlos, por lo que es importante librarse de toda la suciedad antes de volver a encenderlos al llegar el frío.

Pasos para limpiar los radiadores de casa a fondo

La limpieza de los radiadores eléctricos es necesaria, sobre todo si en casa viven personas que sean sensibles al polvo o tienen alergias, a continuación veremos cómo limpiar radiadores de agua o eléctricos por fuera:

  • Siempre haremos la limpieza con los radiadores apagados y fríos, es recomendable realizarla en otoño.
  • Para evitar ensuciar todo, lo mejor es cubrir los alrededores con periódicos o trapos húmedos, estos nos ayudarán a recoger la suciedad.
  • Recuerda limpiar el polvo también de la sección trasera de los radiadores, la que está pegada a la pared, existen cepillos que puedes comprar que te ayudarán a llegar a cada rincón del radiador, gracias a su forma especial.
  • Tras eliminar el polvo es recomendable utilizar vapor para una limpieza completa y profunda de los radiadores eléctricos, una vaporeta es ideal para deshacerte de la suciedad más incrustada.
  • Como paso final, pasa un trapo para eliminar cualquier resto y utiliza desengrasante mezclado con agua para finalizar la limpieza

Sigue estos pasos y tus radiadores eléctricos brillarán como nuevos y estarán totalmente desinfectados antes de utilizarlos.

Debemos tener en cuenta el material del que están fabricados nuestros radiadores porque se limpiarán de una forma u otra y además hay que purgarlos.

Limpiar radiadores de hierro fundido

Estos radiadores de agua necesitan un mantenimiento y limpieza frecuente, ya que ahorraremos energía al limpiar el polvo frecuentemente, maximizando la producción de calor.

  • Aprovecha para pintar tus radiadores de hierro fundido con un producto adecuado para metales y respirable.
  • Deshazte de todo el polvo con una aspiradora lo suficientemente potente o incluso empleando un compresor, antes de comenzar cubre todo el mobiliario de alrededor para no llenarlo todo de polvo.
  • Pon la aspiradora o el compresor debajo del radiador para que puedas acceder a todo el polvo acumulado.
  • Tras esto, utiliza un recipiente debajo de la ventilación del radiador, abre la válvula y comprobarás que sale el agua sucia, se trata de agua que queda en las tuberías, para purgar correctamente el radiador de hierro fundido debes sacarla toda.
  • Cuando el agua ya salga clara, ya puedes cerrar la válvula, a continuación mezcla agua tibia con detergente neutro o desengrasante en un cubo, utiliza una esponja y pásala por todo el radiador para eliminar cualquier mancha que pueda quedar, como paso final, seca todo el radiador con un paño suave.

Limpiar radiadores eléctricos de metal

Para la limpieza de estos radiadores utilizaremos un procedimiento parecido a los de hierro fundido, aunque si tienes radiadores de diseño tubular bastará con pasar un paño antiestático por toda la superficie, ya que el polvo quedará atrapado en la tela.

    Cómo purgar los radiadores

    Purgar los radiadores es una actividad imprescindible antes de utilizarlos nuevamente, pues nos permitirá ahorrar energía y dinero, además de sacarle el máximo rendimiento al sistema de calefacción de radiadores de agua.

    Realiza siempre un buen mantenimiento al menos una vez al año para asegurar el correcto funcionamiento, logrando alcanzar la temperatura deseada y evitando cualquier avería.

    El sistema de calefacción de los hogares emplea un circuito de tuberías y radiadores que contienen agua en su interior, al calentarse irradia el calor a las estancias, a veces, se puede introducir aire en el circuito, lo que puede provocar ruidos indeseados y otros problemas.

    Otro problema es que los radiadores se calientan de forma irregular, pero para evitar estos inconvenientes debes purgar los radiadores como te mostramos a continuación.

    Instrucciones para purgar los radiadores

    Coloca un recipiente bajo la válvula de purga, esta suele encontrarse junto al termostato o bajo un tornillo situado en el lateral del radiador, a continuación gira la válvula y deja salir todo el aire hasta que salga agua turbia.

    Cierra entonces la válvula y pasa al siguiente radiador, lo ideal es comenzar con los más próximos a la caldera y en la planta de abajo e ir subiendo.

    También es muy conveniente limpiar los radiadores por dentro, porque se llenan de restos de óxido y suciedad que perjudica al rendimiento.

    Para realizar la limpieza interior, cierra las llaves de paso de entrada y salida de agua y vacía completamente el radiador del agua con residuos, a continuación llena de nuevo el circuito y comprueba que la caldera tiene la presión de un bar, como paso final purga los radiadores de aire y ahora que ya sabes cómo limpiar los radiadores, disfruta de tu calefacción a pleno rendimiento.

    En Dimoba Servicios ofrecemos servicios de limpieza de toda clase para que no tengas que mover ni un dedo, contacta con nosotros y aprovecha la comodidad de un trabajo de limpieza perfecto al mejor precio.

      Shares
      Share This
      Enviar mensaje
      💬 ¿Necesitas ayuda?
      Bienvenido a Dimoba Servicios, empresa perteneciente a Corporación Dimoba ¿En qué podemos ayudarte?