El hormigón impreso es un revestimiento decorativo que se ha convertido en un material muy empleado en los hogares en los últimos años, debido a un precio competitivo y su versatilidad que permite estampar distintos acabados y texturas. Este tipo de revestimiento tiene una gran resistencia y durabilidad, pero como cualquier material, precisa de un mantenimiento y una limpieza para preservar su aspecto inalterable con el paso del tiempo. Descubre cómo limpiar el hormigón impreso en tu casa, para conservarlo como el primer día y que luzca impoluto. 

¿Qué es el hormigón y cuales son sus ventajas?

El hormigón impreso es un revestimiento constructivo cuyo tratamiento consiste en estampar, texturar y colorear el hormigón fresco, un material que combina una parte de aglomerante, agregados (arena, gravillas, etc.), agua y otros aditivos. Es resistente, económico y ofrece una gran variedad de diseños y colores. Entre los distintos acabados encontramos la imitación de madera, de adoquines, baldosas, piedras y cenefas. 

Es habitual encontrarlo en lugares públicos como parques y aceras, pero también en hogares, especialmente en terrazas, jardines, piscinas, garajes, patios y entradas. Es fácil de limpiar, soporta muy bien el calor y el frío, y es antideslizante; lo que lo convierte en el pavimento ideal para espacios exteriores. 

El hormigón impreso se ajusta a cualquier tipo de terreno, incluso aquellos con irregularidades. También evita el crecimiento de maleza, pues al no contar con juntas, impide que esta crezca irrumpiendo en la superficie. Por último, sus pigmentos inorgánicos no decoloran ni se degradan, siendo incluso resistentes a la luz solar. 

Limpiar el hormigón impreso paso a paso

Siguiendo unos buenos consejos de limpieza el hormigón impreso permanece inalterable, gracias a su resistencia e impermeabilidad. Pero, ¿cómo se debe limpiar el hormigón impreso? Allá van algunos consejos de limpieza. 

Paso 1: Eliminar la suciedad y el polvo

Primero, aparta todo el mobiliario u objetos que encuentres a tu paso para poder limpiar el pavimento a la perfección. Una vez hecho esto, procede a barrer toda la superficie. Lo mejor es hacerlo con un cepillo de barrendero de cerdas fuertes. Existen cepillos especialmente diseñados para limpiar hormigón impreso. Podrás comprarlos en droguerías o tiendas de bricolaje. Gracias a este cepillo, eliminarás el polvo y podrás retirar los restos de vegetación muerta en jardines y patios. 

Paso 2: Agua a presión o manguera

Utilizando una manguera o bien agua a presión, lograrás retirar el resto de suciedad como el barro, que puede permanecer incrustado en cualquier superficie de hormigón impreso. El pavimento lucirá limpio y radiante como el primer día.  

Paso 3: Eliminar manchas

Si existen manchas resistentes, lo mejor es emplear un jabón pH neutro para acabar con ellas. Los productos químicos demasiado fuertes o agresivos podrían dañar la capa superficial de este material constructivo y su estampado. Un detergente suave y agua, es más que suficiente. A no ser que necesites eliminar manchas difíciles de eliminar como la de los grafitis por ejemplo. En este caso seguramente necesitarás de algún producto específico que deberás aplicar sobre las manchas y dejar actuar durante unos minutos. Lo mejor es seguir la recomendación del personal experto en droguerías o tiendas de bricolaje. Ellos son buenos conocedores de los productos que hay disponibles para acabar con cada una de las manchas y para cada material. 

Paso 4: Aclarar con agua

Si has aplicado algún producto jabonoso para eliminar las manchas, es importante retirar el producto con un aclarado de agua. Puedes usar una fregona, una esponja, o bien una manguera. 

¿Qué mantenimiento necesita el hormigón impreso?

Una buena limpieza es una de las claves para preservar el aspecto inicial del hormigón impreso en nuestro hogar, como también lo es el mantenimiento regular. Esto ayudará a prevenir la aparición de manchas y conservar sus características naturales.  

Los especialistas de la construcción recomiendan proteger el pavimento con un sellador o resina cada 5 o 6 años. Este producto tiene como objetivo repeler la suciedad y las manchas, protegiendo también la superficie frente a los efectos del agua y de la exposición solar, gracias a sus propiedades impermeabilizantes. Aplica el sellador de forma uniforme sobre toda la superficie, insistiendo bien sobre las líneas o el dibujo. Una vez hecho esto, espera a que se seque por completo antes de pisarlo. 

Si aún conociendo estos consejos sobre cómo limpiar el hormigón impreso y cómo llevar un correcto mantenimiento, prefieres que lo haga un profesional, en Dimoba Servicios contamos con servicios de limpieza especializados. Nuestro personal posee conocimientos sobre las técnicas que debe aplicar a cada superficie, así como los productos más indicados. ¡No dudes en pedirnos información! 

    Shares
    Share This
    Enviar mensaje
    💬 ¿Necesitas ayuda?
    Bienvenido a Dimoba Servicios, empresa perteneciente a Corporación Dimoba ¿En qué podemos ayudarte?